Materiales para cambiar las reglas del juego

graphene transistorLos viernes tienen una nueva sección, tecnoResiliencia, en la que se recogen algunos de las informaciones científico-tecnológicas que pueden ayudar a predecir las técnicas, productos y métodos de fabricación que vienen. Muchas de estas investigaciones se encontrarán con puertas cerradas o parecerán no llegar nunca, pero evidencian tendencias y recursos depositados en determinadas  líneas de investigación.

Como el empleo de métodos biológicos en la ciencia de los materiales, que no es novedoso, pero puede revolucionar las posibilidades de síntesis de los materiales que se emplearán en los próximos años. El Resiliencia! de este viernes trae tres compuestos que están siendo sintetizados en distintas universidades de EE.UU. y Singapur, y van desde elastómeros que conservan propiedades de compuestos observados en seres vivos al grafeno, previsto como “material del futuro” pero que todavía no ha encontrado un método de producción más allá de la escala de laboratorio. Aunque esta situación puede cambiar pronto, en Manchester, Bluestone Global Tech va a instalar la que sería la primera factoría conjuntamente con la universidad que vio nacer a este material.

Si bien la semana pasada veíamos como todavía no es posible diseñar transistores de grafeno pese a la espectación que genera en los medios, otro material bidimensional, el disulfito de molibdeno, presenta una ventaja, la presencia inherente de la banda prohibida. Aunque quizá no sea necesario ir a nuevos conceptos de estructuras, pues una nueva investigación plantea la posibilidad de emplear silicio en componentes espintrónicos.

El concepto de espintrónica, por su parte, supone una revolución en la computación al traer de la mano la aclamada computación cuántica. Pero  sigue presentando problemas en cuestiones como el almacenamiento de información, más aún cuando si se pretende que sea a temperatura ambiente. Este problema podrían haberlo solucionado investigaciones germano-israelíes. Plantean dispositivos de almacenamiento cuántico basados en estructuras de diamante. Obviamente, dicen haber empleado una técnica de auto-conformación basada en métodos biológicos.

Este artículo fue publicado originalmente como parte de Resiliencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>