Tecnografías: Relatos o Barbarie

Fin-del-industrialismoRecientemente, volvió a aparecer la teoría del peak oil y a dar vueltas por los blogs de David y Juanjo. La mentalidad industrialista colapsa en ese momento en el que la aparición de una perspectiva distinta amenaza y solo le queda chocar o integrarse con el polo opuesto del discurso. No hay lugar para posturas que reflejen el cambio de las necesidades de una forma post-industrial que no cuantifique la riqueza en toneladas sino en el valor añadido, incluso llega a parecer que la mejora del rendimiento de los procesos es perjudicial. Todo aquel que no crea en el próximo advenimiento de la castástrofe es un ciego e insensato, solo queda el paternalismo y el moralismo en nombre de estandarte imperial del decrecionismo. Pero aparecen otros relatos distintos.

El análisis de los mapas del presente nos permite, ante todo, intentar entender cual era el futuro y en contexto que pretende construir aquel que los ha dibujado. Recuerdo que recientemente recogíamos en Resiliencia! una noticia que venía a decir:

Gracias a la nueva tecnología para extraer gas natural, EE.UU. ha conseguido descubrir grandes reservas de petróleo que contradicen la teoria de Peak-Oil

¿La aparición de esta noticia nos está posicionando?¿Estamos dando nuestra opinión? No. Se están  intentando trazar de vuelta los mapas que construyen e influyen el futuro. La aparición de conceptos relatos y necesidades lleva a la construcción de distintos futuros que influirán en aquellos que quisieron trazarlos, los que se adhirieron, los que encontraron un hueco en ese futuro, los que se dejaron arrastrar y los que reaccionaron. La sola aparición de cierta información ya está condicionando lo que le rodea.

De esta forma aparece el petróleo aparece como un gran contexto en el que se desarrollan las historias y relatos de personas, instituciones y grupos dentro del mapa en el que ellos mismos se posicionan y tal y como comprenden su entorno. Un contexto tecnológico que continúa su evolución, tal y como se aprecia en la gráfica de The Economist que enlazábamos.

Prevision-the-economist-peak-oil¿Pero qué se ve en la gráfica? ¿Un cambio de tendencia?¿Un milagro que contradice a los catastrofistas? No. Lo que estamos observando no es más que la evolución de distintas tramas que influyen en algo que mostramos en un gráfico con una sola variable -y para comenzar, una previsión-. Nada nuevo. Lo que ocurre con el petróleo no es otra cosa que la obsolescencia tecnológica. Los medios con los que se trataban los hidrocarburos, sus formas de extraerlo y sus necesidades varían. La aparición de nuevos elementos en la trama cambia la perspectiva con la que la observábamos.

Las condiciones cambian, la disponibilidad, precios, dificultades geopolíticas o la insuficiencia técnica para determinados procesos hace que aparezcan nuevas ideas que empujan a los distintos personajes a encajar la nueva situación en su propio relato y se creen nuevas curvas de innovación que generan el cambio de tendencias. Tramas que en principio no debían de ser observadas en una sola línea temporal, sino que surgen espontáneamente en distintos puntos y orientadas hacia la construcción de distintos relatos: GNL, fracking, GLP, arenas bituminosas, biocombustibles… distintas sagas que intentan construir tramas que alteren los contextos previos. No todas triunfarán y no conocemos a todas las que han fracasado, pero la voluntad derivada de las necesidades de los personajes por alterar la tecnología -a si mismos-  hace que esta gráfica asimile las nuevas tramas dentro del gran contexto del petróleo, nuevas formas de extracción y aprovechamiento alteran las gráfica de producción, tramas secundarias han pasado al discurso del contexto generalizado.

Parece que busque justificar e incluso me satifaga de las perspectivas de “destrucción planetaria” que tenemos por delante, pero hemos de ver las tecnologías, al igual que los diseños, desde una perspectiva evolucionista y orientada a las necesidades reales de la situación que las circunscribe, y que rodea a los que quieren construir un relato de futuro a su alrededor -y este sería su medio ambiente al que se adaptan-. Obviamente pretender construir visiones proféticas -tecnológicas- a través del universalismo supone el mayor fallo de diseño posible. Una tecnología surge y evoluciona conforme llega su momento y triunfa en función de su potencial adaptación al medio -llamémosle mercado, por  ejemplo-, triunfa por su usabilidad.

Pero la unión de todos los contextos alrededor de la energía no nos lleva a que se nos presente un futuro en el que vivamos rodeados de quemadores incesantes de todo nuestro sobrante y abundante hasta el infinito Gas Licuado de Petróleo. Otras tramas crecen en paralelo a todas las anteriores y raro es el día que en el Resiliencia! no hable de aerogeneradores, generación solar o coche eléctrico: distintas y nuevas formas de aprovechamiento energético que carecen de poder salvífico -al menos por si mismas-. No hemos de olvidar que el petróleo también era la alternativa que necesitaba la costa oeste norteamericana de evitar la dependencia a un carbón del que no disponía.

¿Me estoy cargando la investigación básica? No. Que una idea, un pequeño relato personal e investigador no haya alcanzado la masa crítica para saltar a competir por pasar de ser una simple trama menos que secundaria a parte del contexto -y no se haya adaptado al medio/mercado- no implica que no necesite de la elaboración de su propio relato de forma individual y con previsión. Me comentaba en tiempos un compañero de despacho todo el proceso que implica el sistema de publicación científica en revistas y cómo esto en la potenciación y triunfo de unas visiones frente a las demás. Este tema al que podríamos darle de comer aparte no hace más que evidenciar cómo aparecen y desaparecen tramas y contextos enteros. Resumiéndolo:

  • Las ramas de investigación  que más fondos reciben o tienen capacidad de recibir son aquellas que, obviamente, parecen mejores. La forma de cuantificarlo: el número de artículos al respecto publicados.
  • Una nueva rama/visión/investigación tendrá dificultades para acceder a las revistas “más valoradas” que al final, son las que cuentan para cuantificar la bondad de una tecnología.
  • Estas revistas tienen viven en una situación claramente monopolística sobre lo que publican, son pocas, y reunidas en todavía menos editoriales. Son grandes, fácilmente capturables.
  • El interés del narrador de un relato o su mera financiación de una tecnología lleva a que proliferen los estudios sobre ella y que accedan a  revistas más artículos y se posicionen en el punto de mira. Estamos preparándonos para una explosión en ese campo.

Sin pretender criticar el daño que hace al sistema el drama de las escalas, el ejemplo de la ciencia es fácilmente extrapolable al sector industrial. Un ejemplo: todos habeis seguido fervorosamente el proyecto Curiosity y pocos saben qué es Gaia. Curiosity es mercadotecnia, pero también es un relato, una historia mejor contada -y que generará no poca ayuda a los proyectos de NASA-.

Cuando se echa la vista atrás a esta entrada lo que se ve no es más que cómo las historias y relatos tecnológicos se dibujan sobre los mapas que trazábamos antes, y cómo estos están entrelazados, los contextos tecnológicos modifican cuál es el mapa que deseamos trazar para nuestro futuro al igual que nuestra cartografía modificará los planos diseñados para adaptarse a él.

Trazar tecnografías parece ahora  imprescindible para prever cuáles serán las tramas que nos interesarán para el futuro que deseamos construir en nuestro relato. Al igual que sucede con las fuentes con las que tratamos en el Resiliencia!, y aunque muchas veces se escape de su radio de acción, sería necesario también mantenerlas bajo vigilancia.  Los caminos que llevan a la construcción de tecnologías con potenciales radicales de cambio se puede intentar prever, analizar y potenciar, porque esa es la facultad principal de las tecnografías: poder pasar a la construcción de un relato, adaptar los contextos y tramas que se amoldan a las necesidades de un grupo concreto para la escritura de un relato propio. Por ello, mi camino alrededor de las conversaciones sobre decrecionismo y peak oil fue buscar sensaciones, intentar ahondar en la blogosfera ingenieril para encontrármela triste y despoblada. Reaccionaria y a la espera de que las conversaciones las lleven otros, sin una voluntad clara de crear relatos, víctima incompasible del industrialismo en todas sus ramas clásicas.

Para crear el relato que adapte los contextos tecnológicos a nuestras necesidades es imprescindible la voluntad de construirlo. Y la forma de hacerlo es mediante la búsqueda vertebradora de las condiciones que den lugar a una buena conversación. En las construcciones de nuestro futuro solo tenemos dos opciones: Relatos o Barbarie. Barbarie, del latín, balbucear.

PS: Para contar cuentos, y por último,  dice la leyenda que la potenciación del ecologismo no es otra que el miedo a la abundancia que comunismo aparentaba y que la historia la comenzaron las reuniones del Club de Roma… leyendas las hay para todos los gustos.

PPS:¿Cuántas veces he dicho necesidades? Quizá sea un término importante para crear un númen propio, un relato no-universalista, metamórfico, fractal y útil.

28 críticas en “Tecnografías: Relatos o Barbarie

    • Gracias, David! Lleva unos días dándome vueltas todo este entramado y se junta con una obsesión de antaño con la definición correcta de proyectos y la necesidad de un planteamiento adecuado de las preguntas que quieres responder… cosa que aunque parezca increible la mayor parte de ingenieros (industriales y post-industriales) parece que obvian bastante. Y menuda blogosfera más triste que tienen en castellano, la verdad.
      La analogía de que los centros de decisión “política” o su influencia coincide o suele coincidir con los conceptos de “centros” y “periferias” fondakanos me parecía más evidente. Aunque son indisoluble, el relato tecnológico que al final es paralelo al histórico me parece bastante elegante con sus contextos, tramas, sagas, relatos y giros de guión; aunque muchas veces no lleguen a encajar dentro del conjunto del R!

    • Es que van en dos líneas de tiempo ligeramente desincronizadas entre si. Por ejemplo, que iba a haber una subida en las reservas de combustibles fósiles significativa empezamos a verlo en 2004 cuando la tecnología de off shoring, probada en la limpieza del Prestige, empezó a dibujar un nuevo mapa de reservas. Era el primer paso, el primer intento de lo que estamos viendo ahora con el phracking… no será el último. Y como dices, el siguiente paso ya está aquí: todo lo que está pasando con la energía solar en estas semanas es una señal de que vienen cambios de fondo…

      Pero al final, los relatos, que parecen lo más ligero, lo que más facilmente puede evolucionar… es lo que más se resiste. Lo malo es que, como en la iniciación de los jóvenes aborígenes el relato que una comunidad hace es la brújula que le guía… y si el relato no recoge los cambios en el mapa, las comunidades se perderán en el desierto…

    • Guau! El relato de la visión post-prestige es apasionante!, porque narra justamente lo que venía a contar aquí, las emergencias de nuevos modelos, nuevas tramas dentro de los grandes contextos que influyen en muchos relatos…

  1. Pre-cio-so… con Barbarie en indiano y en español.

    Y las revistas que han contado los relatos vigentes zombificando mientras, ¿no? ¿Una buena conversación va a configurar un relato en condiciones que se abra camino o se la van a comer los chillidos del siguiente paso de la red? ¿O van a dar igual los chillidos porque producen hábito e insensibilidad en poco tiempo y quien le importe al destino de la tecnología va a empezar a buscar buenas conversaciones antes que otra cosa? ¿O van a pillar el truco los truhanes y conversarán pomposamente a la pesca de los dueños del destino?

    PS: Mientras escribía este comentario, tras haber pasado el enlace, alguien se ha apresurado a chatearme “¿Ves? ¿Ves? Lo que dice es que las revistas científicas son las que nos engañan.”. Soy yo el zote, por pasar cosas buenas a gente inútil. Perdóname.

    PSS: Gracias por Resiliencia!

    • El mundo de la publicación científica podría tratarse de forma muy extensa y no dudo que algunos que lo conocen mejor lo hayan hecho ya. Las revistas no nos mienten, creo fírmemente que lo publicado encaja perfectamente dentro del modelo y las reglas que están aplicando, la cuestión no está en si sus artículos son ciertos o falsos, sino en que los “temas en expansión” son constructos de intereses, como en todos los campos que nos rodean, como cualquier cosa en la que trabajemos nosotros mismos: una necesidad o un interés es lo que nos mueve.

      Los gritos se oirán, es una cuestión de escalas de medición, con nuestro escalímetro podremos medir hasta dónde llegan, lo cual no quita que nuestra escala de medición sea ínfima, inclasificable o un mero error de medición para los discursos hegemónicos o universalistas.

      La pregunta real es si queremos influir en nuestro entorno, el que vemos, el que nosotros somos capaces de medir en nuestro plano con nuestras herramientas, o queremos unos mapas modificados y deformados por querer abarcar demasiado territorio y cuyas distancias se escapan de nuestro interés. Lo cual no quita para que tengamos que tener cuidado con cómo los planos de los que miden en otras escalas nos pueden influenciar, y mucho.

      PS: De nada por el R!, aunque yo en eso estoy todavía aprendiendo subido a hombros más altos 😀

    • Hablo tan “desde fuera” que no tengo claro dónde empiezo a decir tonterías.

      La pregunta más productiva que puedo hacerme es esa, sin duda :) No voy a empezar a usar a estas alturas la red como si fuese una gala de Jose Luis Moreno, igual que los Blogger Social Media Experts.

      Si el sistema de la mafia editorial está herido de muerte y lo van a sustituir por algo abierto pero con formas viejas, tiene que aparecer un resquicio pronto para generarle algunos relatos buenos a tecnologías que hubieran estado vetadas antes. Pero en estas lides, lo que no acabo de entender es dónde está el límite de la conversación que se ha de generar para conseguir el alcance necesario y dejarlo listo para pescar, y dónde empieza el formato que empezará a ser atacado por trolls ramplones pero efectivos que puedan espantar a los peces de gran escala.

      Esta duda me suena de cuando las escuelas del comunal :)

    • Pero yo sí que lo digo :) Yo no me acabo de creer que los ingenieros estudien de verdad en la universidad, creo que tienen un pasadizo a Howards y que los inventores de todo fueron cinco, llegaron en barco y el más listo se llamaba Gandalf.

    • Unos minutos antes de que viese tu pingback acababa de leer un artículo publicado hace un par de años por David Graeber que cita a un astrofísico, Jonathan Katz, hablando de manera bastante colorida sobre los incentivos imperantes en el mundo de las publicaciones académicas:

      “Even if you do emerge from the usual decade-long period languishing as someone else’s flunky, he says, you can expect your best ideas to be stymied at every point:

      You will spend your time writing proposals rather than doing research. Worse, because your proposals are judged by your competitors, you cannot follow your curiosity, but must spend your effort and talents on anticipating and deflecting criticism rather than on solving the important scientific problems. . . . It is proverbial that original ideas are the kiss of death for a proposal, because they have not yet been proved to work.

      …Common sense suggests that if you want to maximize scientific creativity, you find some bright people, give them the resources they need to pursue whatever idea comes into their heads, and then leave them alone. Most will turn up nothing, but one or two may well discover something. But if you want to minimize the possibility of unexpected breakthroughs, tell those same people they will receive no resources at all unless they spend the bulk of their time competing against each other to convince you they know in advance what they are going to discover.”

    • Perdón por no contestarte ayer, Alan! Ayer estuvimos en la mesa de Fondaki precisamente comentando cómo la ciencia tiene unas costumbres sólidas y cómo el academicismo implica la aceptación de una serie de preceptos operacionales no muy eficientes;bueno, y también hablamos de firmar artículos, como el director de grupo es el autor principal su justificación: el trabajo del director de grupo es, muchas veces, generar un marco en el cual el resto de investigadores se dedican a lo propio mientras él tiene . ver perspectivas, predecir por donde va a ir o debería ir la investigación, buscar fondos, posicionar como importante sus aportaciones, etc…

      Pero al final, me da la sensación de que la investigación se ha convertido en una especie de engendro que más bien es una industria investigadora sobre-regulada.

  2. Enhorabuena por el post, Pablo! Ojalá que esas condiciones para la conversación que estamos construyendo fueran capaces de lo que apuntas:
    “esa es la facultad principal de las tecnografías: poder pasar a la construcción de un relato, adaptar los contextos y tramas que se amoldan a las necesidades de un grupo concreto para la escritura de un relato propio.”
    Esa sola frase podría resumir todo lo que he escrito estos días y lo explicaría mejor :) Gracias!

    • Gracias a ti, Ester! Si prácticamente esto no es más que una compilación de esas ideas que habeis trabajado todos los demás estas últimas semanas

  3. ¡Enorme! Se nota que la idea de la trama ha calado hondo, ¡vamos a por ella! Lamentablemente tienes razón con lo de la blogosfera ingenieril…pero creo que las cosas están cambiando, por lo menos por la parte de electrónica la cosa va bien, a ver si por otras ramas se animan. Tengo un post en borradores hablando sobre eso, me viene al pelo.

    • Con respecto a la ingeniería electrónica la cuestión es algo distinta, quizá en sectores más apegados a la electrónica industrial clásica la tendencia y mentalidad sea más cercana a la ingeniería industrial, pero en otras ramas más cercanas a ingenierías post-industriales como puede ser el software la penetración de la necesidad del blog y el discurso está mucho más extendida -para algo es su campo de trabajo-.
      La electrónica busca una muy alta versatilidad, y es un terreno que atrae gran cantidad de hackers por lo que me da la sensación de que tiene una tendencia algo distinta.

  4. Tramas, tramas y más tramas. Pablo, relacionas tantas cosas y tan bien que no sé qué comentar, y a estas horas menos pero, genial post, me ha encantado.

  5. Probando un, dos, tres, probando. Sí, parece que funciona! Me habéis adelantado vosotros 3 en el cambio, mañana lo anuncio yo. Mucha suerte en esta andadura bloguera, un lujo que sea compartida con vosotros. A bloguear 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>