Occidente

Los padres están enfermos de recelo, Occidente. Occidente: necesitas una cura que yo no tengo ni tiempo ni ganas de buscarte. No sé para qué me pides consejo, Occidente. Yo no puedo serlo todo, Occidente: no soy más que un niño con problemas de dicción que se inventa la mitad de lo que dice y la mitad de lo que sabe y lo suma.

Rubén Martín Giraldez.  La infancia es Cronenberg.
Presencia Humana magazine Nº1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>