Los horrores de la ciencia

Cada actor felicita las liturgias a su público y Edward Snowden es uno de esos nuevos actores con alcance global, un terrorista de la privacidad que, ahora, en un discurso reformista, pide la remodelación de unas estructuras de vigilancia masiva, que ya han demostrado su efectividad nula para la causa que excusa su existencia -el terrorismo- pero permite un control absoluto sobre la privacidad del ciudadano -vigilancia-.Encuentro una frase clave en el video: “La privacidad es lo que nos permite determinar quiénes somos y quién queremos ser”.

Coincidió que, en mis viajes de autobus de estos días, leía Googlidos (texto en inglés), un relato de Cory Doctorow traducido y editado en castellano en el primer número de la revista Prosa Inmortal -dedicado al dilema de la técnica y subtitulado Los horrores de la ciencia-. Cory, conocido por su activismo “open source”, escribir en Boing Boing, y sus relatos de ciencia ficción muestra en Scroogled (su título en inglés) una situación distópica en la que una artimaña legal permite en la práctica espiar los historiales de búsqueda del omnipresente Google, única estructura capaz de “Buscar Bien” y donde el Don’t Be Evil ya no es más que un eslogan de una de las nuevas corporaciones de la nueva generación, lejos de la vieja esperanza del emprendedurismo californiano.

Un mundo sin privacidad es un lugar donde se vive en un realismo furtivo del día a día o en la clandestinidad, y donde la transparencia, conseguida a través de la constante vigilancia, no genera confianza, sino miedo y sumisión. Y lo peor de todo es que muchos creemos que había un gran porcentaje de pegatinas de la Electronic Frontiers Foundation en portátiles de analistas de la NSA.

2 críticas en “Los horrores de la ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>