Laboratorios, fábricas y talleres

GMvisitalaURSSLa llegada de la máquina-herramienta fue un punto clave en el desarrollo de la tecnología tal y como la comprendemos. También conocidas como máquinas madre, la cualidad principal de estos artefactos es la fabricación de componentes para otras máquinas. La industria estaba cambiando de base, las meta-máquinas tenían la utilidad de fabricar otras máquinas.

La tendencia a engrosar la escala, llevó a que la mayor parte de los procesos se convirtieran en partes mínimas de un proceso integrado. Cada máquina y su operario fueron perdiendo versatilidad. Un torno es capaz de obtener infinitos resultados pero el proceso llevó a que se repitiera el mismo proceso de escasos minutos durante toda una jornada laboral con fábricas produciendo ininterrumpidamente.

La rigidización y procedimentación ha sido capaz de ir alejando cada vez más a la factoría del taller, el laboratorio, o el simple despacho de ingeniería. El conocimiento sobre el proceso disminuye, con él la capacidad para aportar nuevo valor al mismo y con ambos, la resiliencia de cada factoría y de cada trabajador.

La sumisión al procedimiento ha ido convirtiendo tanto a obreros como industriales en reaccionarios. Seguidores de reglas. Gran parte del tejido industrial se convierte en este momento en incapaz de pensar en la necesidad de anteponerse a las transformaciones de la industria, que no deja de ser adaptarse a las necesidades de cada uno de ellos mismos como consumidores.

Hace una semana, el Congreso de máquina-herramienta no hizo sino confirmarme las sospechas. La producción, un mundo de patentes, también necesita de cooperación, de tendencias, de conocimientos compartidos (y de contactos, vale) y por eso sobreviven modelos como el del congreso para unir e intercambiar información. En unos tiempos de conexión permanente, la necesidad del propio congreso disminuye, pero está dentro del procedimiento industrial, no hay que ser radical.

Pero más allá de la mera existencia y necesidad del congreso como vector de transferencia de conocimiento, lo verdaderamente curioso es cómo la investigación más básica: la elaboración de procesos de producción, el ensayo de nuevos medios, sigue estando predominantemente en manos de las universidades. La fábrica ya no es taller, y mucho menos laboratorio, si es que alguna vez lo ha sido.

El proceso innovador, reformista, es apartado siempre con el argumento de la insostenibilidad para la pequeña empresa. La subvención se convierte una justificación en si misma. Un reaccionario difícilmente verá que la mayor acción social que puede realizar el sector industrial en muchos casos es producir: proveer demandas, generar empleo, vertebrar regiones,… y no siempre hacer pulseras (aunque tengan el mínimo deje de innovación y reciclaje). La investigación en la industria es un generador de trabajo, sostenibilidad y tecnología a futuros. Una vez asesinada nuestra tecnofobia ancestral,  una tecnología de futuro es una mejora en si de calidades de vidas futuras. Eso es acción social, pero no me acuséis de funcionalista todavía.

Sin embargo, nuestra máquina madre tiende cada vez más hacia la versatilidad. Las nuevas máquinas son capaces de realizar cada vez procesos más completos, versátiles y factibles a menores escalas. Los fabricación de un modelo de automoción ya no es una planificación de fabricación a 20 años. El diseño de cada modelo cada vez tiene una vida más corta. Toyota ya se dió cuenta hace décadas, pero cada vez más, ajustarte al usuario no será cambiar el color de la tapicería. Ford ya se plantea que no es necesario mantener la fabricación de repuestos años después del último auto salido de factoría.

Pero claro, este juego no puede comparar a la gran industria, los ensambladores de automoción que poseen el capital y el conocimiento con la pequeña empresa, a mitad de camino entre los que poseen el volumen y el polo opuesto, los que no tienen volumen pero sí que tienen el conocimiento: los laboratorios.

Tenemos el concepto del laboratorio en mente como la contraposición al taller: limpieza frente a suciedad, orden contra caos. Pero ciñéndose a la esencia, ambos son o pueden ser el lugar para la experimentación y creación de conocimiento. La que ha llegado a verdadera antítesis del taller-laboratorio es la factoría.

Taller y laboratorio se acercan, vamos a ver cada vez más como las primeras unidades de una serie no son un producto experimental, sino el final, experimentado y fabricado. ¿Artesanalmente? Sí, con la última tecnología. El fruto del trabajo se va a adaptar al usuario y el producto de la industria va a ser cada vez más un servicio, un proceso cargado de conocimiento e innovación.

No solo eso, pues, como ya anticipó Pratt&Withney, la llegada de nuevas  capacidades técnicas está obligando a reordenar los conceptos de los equipos de trabajo. Ingeniería de diseño e ingeniería de fabricación están dejando de ser dos conceptos contrapuestos y dos equipos separados. Los nuevos equipos se integran, se vuelven multidisciplinares y sus integrantes pluriespecialistas que han de ser capaces de comprender y desarrollar soluciones cada vez más complejas que solo pueden alcanzarse con una visión de conjunto y con perspectiva. Es eso, o competir por ser la factoría de otro: no estando empoderado del conocimiento de tu producción.

PS: Por eso es sangrante que los grupos industriales no tengan como acción social un despacho-laboratorio de ingeniería.

Nota: cualquier punto que haga referencia a la industria de este post… se hace aplicable a prácticamente cualquier sector que desees.

19 críticas en “Laboratorios, fábricas y talleres

  1. En el curso del Tec Monterrey que estoy haciendo de “Continuidad y desarrollo de la empresa familiar” hemos tenido que hacer un proyecto final donde evaluar a una empesa familiar y hacer una propuesta de trabajo. La evaluación comprendía las áreas de Innovación, Estrategia, Liderazgo… y es curioso porque la empresa que elegí además de ser familiar, es una empresa industrial y me ha dado una radiografía podría ser sectorial: empresas preocupadas por innovar en procesos pero no en producto, nula gestión de la información en la empresa, competitividad basada en costes, liderazgo basado en el control.. entre muchos otros factores que solo hacen que confirmar un modelo..

    • Es verdad, estabas haciendo el curso de Coursera. Ya contarás qué tal ha ido la experiencia. ¿Hiciste el proyecto con una empresa real?

      La excusa de que el tiempo que necesitas para mantener la empresa a flote cuando esta es pequeña es predominante. De hecho, fue la misma que me dieron gente de Alcoy que conocí en el congreso y que también había visto en mi -más bien fugaz- contacto con la industria norteña. Y puedo llegar a comprenderlo en empresas muy pequeñas, pero no me parece decente que te la plantee un industrial con factorías en India o México.

      Y parece que ves lo mismo que dijo David en su post, la el concepto de innovación se reduce a buscar competitividad basada en costes, que no esta mal (es mejorar la eficiencia del proceso), pero ahí se queda.

    • Sí, de hecho lo hice con una empresa de aquí de Yecla una empresa puramente industrial, mediana… y sobretodo, familiar en segunda generación. El curso está genial.. muy interesante. Me está sirviendo para tener otra óptica con la que mirar y analizar a este tipo de empresas, entender un poco más su lógica.. y de paso, ver en qué medida pueden evolucionar hacia otra cosa… porque lo bueno es que las generaciones nuevas son (en este caso) más flexibles.. veremos :)

    • A ver si saco yo algo de tiempo y pruebo con algún mooc serio. Mi mayor problema es que te quitan mucho tiempo… y tienes que elegir si hacer un curso con sus plazos, fechas, etc. o gastar las tardes en investigar lo que surja.

      De todos modos, oye, no está nada mal si te ha servido incluso para ver en primera persona la industria local y, por otro lado, habla bastante bien de esa empresa que te dejasen meterte hasta la cocina a espiarles sus métodos :)

  2. Éste post enterito es una joya, pero la PD es una verdad más grande que una fábrica:

    “cualquier punto que haga referencia a la industria de este post… se hace aplicable a prácticamente cualquier sector que desees.”

    Y a prácticamente cualquier otro aspecto social contemporáneo que desees. Cada vez me convenzo más que entender el mundo industrial es entender *el mundo* y punto, tal como está montado.

    • Es curioso, sí que parece cierto. Imagino que el fordismo nos ha llevado a ver el mundo desde la perspectiva de que existirán objetos fabricados en masa que serán capaces de solucionar nuestros problemas y que para ello, debemos de ser una piecita más de la cadena. Y de ahí el salto a aplicarlo a todos los niveles sociales.

      Pero no me preocupa la parte de ser engranaje ahora, sino el que considerar que alguien con una visión universalista -o buscándo como target un constructo imaginado- ya cubrirá nuestros problemas impide que seamos capaces de construir nuestra lista de necesidades (requerimientos) y por tanto no seamos capaces de imaginar lo que queremos y necesitamos realmente.

      Es decir, ya es hora de que nos demos cuenta de que podemos buscar soluciones y diseños de los cuales hayamos expuesto nosotros los requerimientos, estén hechos para nosotros. Como bien decías tú el otro día: consumir lo que necesitamos, hecho para nuestras necesidades y no para un “público objetivo”.

  3. Muy buen post Pablo, útil y necesaria esta visión de la evolución industrial, y el final con el tema de las fábricas, talleres y laboratorios. Quizá, si sigues desarrollando estos temas y uniendo piezas industriales de tu blog (posts), te va a salir un documento sobre la propia etiqueta IaaS, coherente y empaquetable.

    • Gracias por el halago, Juan, pero creo IaaS símplemente es una etiqueta de transición entre la fabricación y el fabbing, un punto medio y un eufemismo, pero no como para tener mas valor que el estos cuatro o cinco posts. Es cierto que encuadran con la necesidad de individuación de la producción y de la capacidad de generar necesidades individuales, pero vamos, un par más de posts que dentro de un año me caerán mal 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>