En resumen de la segunda sesión

Siento no haber podido contestar antes, he estado bastante liado esta semana.

En la segunda sesión del taller nos repartimos por grupos para intentar generar un proyecto que diese solución a una de las necesidades sociales que habíamos seleccionado y diseccionado en la primera sesión y en nuestros escritos posteriores. La metodología está clara: en la primera sesión se hablan y se debaten necesidades sociales apremiantes a los participantes, en la segunda el grupo se divide tomando una o alguna de las necesidades percibidas e intenta solucionarla: generar un proyecto creador, innovador, emprendedor a partir de una de esas necesidades.

Personalmente me interesaba bastante el tema de la deshumanización urbana entendida como la despersonalización de las relaciones en las ciudades y como ello evita que se vertebre un sistema de democracia económica en ellas, llamandome la atención el hecho de que siempre que se hable de cooperativismo se tienda a una visión rural. Es por ello que tenía en mente alguna idea referente a la necesidad de o bien generar una forma en la que las personas pudiesen buscar compañeros mediante los cuales establecerse dentro del tejido productivo de una forma autónoma y no asalariada (busqueda de compañeros para crear cooperativas) o en torno a la idea de la distribución en las cooperativas: la necesidad de crear un sistema que ponga en comunicación a coopertivas de consumo y de producción, así como a particulares, pudiendo generarse una red que permitiese la generación de mercado de los productos producidos de una forma “democrática”.

Al final, el grupo que nos aglutina tiene los siguientes ejes de desarrollo: deshumanización, consumo responsable, redes y cooperativismo. Una visión compleja. El tema de la deshumanización, y el como obtener a partír de ahí una idea nos hizo dar unas cuantas vueltas, hablamos de si la estructura de las ciudades nos hacia vivir en colmentas obviando la existencia de las demás personas. Hablamos de las plazas: las plazas tradicionalmente han albergado mercados y lugares para la interacción entre las personas. Hoy sin embargo encontramos plazas (el ejemplo de Sol)  que parece que están meramente construidas como distribuidor de flujos inhumanos de personas, grandes explanadas de cemento, sin bancos, bancos solitarios: un camino hacia el metro y las grandes tiendas.

Parecía entonces que algún proyecto en torno a la deshumanización podría girar en torno al urbanismo, la distribución urbana… y no se nos ocurría nada, pero sí nos dabamos cuenta de que el problema está en que realmente da pereza establecer relaciones con los vecinos: no se habla, no se comparte con el que vive al lado tuyo. Entonces, muy acertadamente Diego comentó que habrá que buscar ideas que aglutinen a la gente: buscar un enemigo común. Ese enemigo común puede ser la administración, se podría buscar crear una herramienta que facilistase la interacción de los vecinos con su vocal de distrito, cuya labor es precisamente trasladar la opinión de la calle a las juntas (aunque bueno, eso no hace que la gente hable entre ella).

A partir de la idea de qué plataforma usar, surge la idea de internet y debatimos sobre la inclusividad del mismo: personas mayores o con menos recursos tienen menos posibilidades de acceder a él. La cuestión surge de una idea clave: si te planteas la inclusividad absoluta porque quieres que todo el mundo solucione un problema cerrado de forma simultanea caes en el callejón sin salida del universalismo. No se pueden crear soluciones uniformes para todo el mundo

Y en torno a buscar la comunicación entre personas surge la idea de una red social zonal o alguna idea similar, realmente estamos bastante atascados, poruqe tampoco sabemos como podría articularse esa idea de red social zonal más allá de las estructuras que ya existen y, personalmente me interesa más la idea de articular el tejido productivo, el ser humano se humaniza mediante el trabajo, las interacciones sociales son esclavas de nuestra necesidad de producir y transformar la naturaleza, por ello yo  personalmente considero que un proyecto rehumanizador innovador debe construirse desde la humanización de  la producción, el fin de la deshumanización producida por el esclavismo del asalaramiento y las estructuras productivas no democráticas, la deshumanización viene al ceder nuestra mano de obra a estructuras ajenas a nosotros o al Estado, y puede que de ello derive todo lo demás.

También tengoaputado que hablamos de gestión cooperativa o de comunidades de vecinos, imagino que alguna idea de gestora/consultora. Este tema me interesa bastante, pero no recuerdo de que temas hablamos en concreto sobre ellas.

Personalmente, Hel, no veo para nada tu propuesta de no intentar buscar una solución concreta y simpelmente debatir sobre deshumanización, porque como bien dijeron en clase: “No existen las ideas revolucionarias, solo las acciones revolucionarias” (Durruti)

Tengo preparados otro par de posts, uno con un par de proyectos que me parecieron interesantes (algunos de ellos intentan solucionar esa necesidad que comentaba al principio de conectar productores y consumidores sin intermediarios, favoreciendo el desarrollo de las estructuras democráticas económicas) y otro con algunas propuestas para continuar pensando algun proyecto innovador.

Esta es una idea rápida y precipitada, siento no tener mucho tiempo para poder desarrollarlo más elaboradamente. Nos hablamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>