Construyendo bloques

legohubble

Descubro que LEGO acaba de lanzar un modelo de Curiosity, el rover marciano que probablelemente haya tenido una carrera más mediática y al que pocos recuerdan por su nombre completo, Mars Science Laboratory. Lo  peculiar es que lo ha lanzado a partir las votaciones en una plataforma social creada para recoger diseños de los fans. Desconocía la plataforma (Lego CUUSOO), pero parece que esta ya es la quinta figura que lanzan tras votaciones a partir de modelos recogidos en ella. Y no es la primera que lanzan por esta modalidad.

No era de extrañar, recuerdo su página web como una de las primeras que visité y la recuerdo sustantivamente mucho mejor que todas las demás de aquella época. Además, pocos juguetes han estado tan abiertos a la experimentación y la creación libre (obvio, es un juego de construcciones) por los usuarios que decidían salirse del manual establecido, mezclar y remezclar. Y estoy prácticamente convencido de que es el juguete más extendido en universidades de ingeniería. Yo mismo creé una librería de piezas considerable con la que monté una lanzadera espacial para un proyecto de diseño gráfico.

Lego tiene fama de ser un “troll de las patentes”, que además se ve incrementado por su disputa con la estadounidense Megablocks. Pero me interesa porque evidencia la necesidad de reconvertirse y ampliar miras por parte de las grandes corporaciones, a la par de que generan algunos tipos de interacciones con un tipo de cliente más activo que intercambia  algo que puede ser considerado trabajo gratuito a cambio de poder disfrutar de un hobby que le genere un enriquecimiento en su vida.

Porque, seamos sinceros, su mercado más adulto se está reduciendo, ser uno de los principales entretenimientos masivos basados en la construcción y el diseño ya no es lo mismo desde que el mercado se diversificó y la electrónica open source y las impresoras 3D permiten pensar y construir desde una perspectiva más integral, donde el reto no es construir con las piezas existentes, sino crear nuevas piezas.

Y más aún, en  las plataformas con CADs más habituales entre los makers no es extraño encontrar modelos de piezas que permiten hibridar entre distintos juegos de construcciones y pensar mucho más allá. Los niños que disfrutan desmontando radios cada vez se aburren antes de los caminos pautados y los mismos bloques.

Es curioso que entre los modelos de NASA en votación haya algunos apoyados oficialmente por los equipos de una de sus próximas misiones. No sé qué significa eso, ahora que la Agencia se ha desenmascarado como una gran empresa del entretenimiento que justifica su gasto gracias a que permite mirar más allá y construir aventuras a muchos ciudadanos -ayudados por un entramado marketinero envidiable si se compara con su sector-. Pero LEGO lo sabe, su cliente es el niño, pero también el creador y el coleccionista impresionado por las grandes soluciones de ingeniería con las que nos enfrentamos a las dificultades. Por ello quizá también es tiene puesto el ojo en la arquitectura, o y agotó rápidamente su modelo del Triple-E de Maersk,el mayor buque carguero construido.

No sé cual es la conclusión del post, me hacía ilusión hablar desde el recuerdo. Quizá la moraleja sea que es necesario construir y adaptarse, pero que retener su negocio y sus patentes, para poder seguir siendo un vector unidireccional hará que algún día no todos los niños tengan sus piezas como referencia, sino con otros modelos más libres fabricados y diseñados para romper fronteras entre juguetes.

kit

2 críticas en “Construyendo bloques

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>